100 / / / /



100 / / / / / /

 
3

   3, op.40 ()

: | | | |

STRING QUARTET NO.3 OP. 40 I. Contemplativo (Text: Juan Ramon Jimenez) II. Fantastico III. Amoroso (Text: Federico Garcia Lorca) IV. Drammatico (Text: Rafael Alberti) V. Di nuovo contemplativo (Text: Juan Ramon Jimenez) CUARTETO LATINOAMERICANO: SAUL BITRAN, violin; ARON BTRAN, violin; JAVIER MONTIEL, viola; ALVARO BITRAN, cello CLAUDIA MONTIEL, soprano
: adventurer , 04.01.2011 02:15            (0)  


- 10-13 2007 .,
: Osobnyak , 21.04.2015 14:51            (2)  


Osobnyak
  - 4 1974 . . . -
.
Osobnyak
  Movement I
La Musica


En la noche tranquila,
eres el agua, melodia pura,
que tienes frescas como nardos
en un vaso insondablelas estrellas.
De pronto, surtidor
de un pecho que se parte,
el chorro apasionado rompe
la sombra como una mujer
que abriera los balcones sollorzando,
desnuda, a las estrellas, con afan
de un morirse sin causa,
que fuera loca vida inmensa.
El pecho de la musica! Como vence la sombra monstruosa!
El pecho de la musica!
Redoma de pureza majica; sonora, grata
lagrima; bella luna negra
todo, como agua eternal entre la sombra humana;
luz secreta por marjenes de luto ;
con un misterio
que nos parece ?ay! de amor!
La musica;
mujer desnuda,
corriendo loca por la noche pura!


Juan Ramon Jimenez (18811958)

Movement III
Cancion de Belisa


Amor, amor.
Entre mis muslos cerrados,
nada como un pez el sol.
Agua tibia entre los juncos,
Amor.
Gallo que se va la noche!
Que no se vaya, no!


Federico Garcia Lorca (18981936)


Movement IV
Morir al sol


Yace el soldado. El bosque
baja a llorar por el cada manana.
Yace el soldado. Vino
a preguntar por el un arroyuelo.
Morir al sol, morir,
viendolo arriba,
cortado el resplandor
en los cristales rotos
de una ventana sola,
temeroso su marco
de encuadrar una frente
abatida, unos ojos
espantados, un grito
Morir, morir, morir,
bello morir cayendo
el cuerpo en tierra, como
un durazno ya dulce,
maduro, necesario
Yace el soldado. Un perro
solo ladra por el furiosamente.


Rafael Alberti (19021999)


Movement V
Ocaso


Oh, que sonido de oro que se va,
de oro que ya se va a la eternidad;
que triste nuestro oido, de escuchar
ese oro que se va a la eternidad,
este silencio que se va a quedar
sin su oro que se va a la eternidad!


Juan Ramon Jimenez
 
 

 
 
     
| classic-online@bk.ru